En otra

3/25/2010
El domingo a la noche venía de la casa de X y pasé por un bar de esos noventosos con mucha luz y detalles en bronce, en una esquina de la calle Corrientes.

Sobre una de las mesas vacías de la calle había un ramo de flores gigante. Eran liliums blancos, envueltos en papel metalizado dorado, de esos que podés comprar en cualquier puestito de Santa Fé o Florida.

Miré a mi alrededor. No había nadie cerca.

Me imaginé al muchacho, de veintipico pero conservador, llegando colorado al lugar. Se acerca a la chica, que espera. Ella tiene jeans ajustados y una cartera chiquita, de esas de plástico, los ojos pintados de celeste y una remerita con inscripciones en plateado y se perfumó con desodorante impulse.

- ¡Hola!-, dice él, coloradísimo mientras intenta decidir si la va a abrazar o no.

- Hola-, contesta ella, con cara de culo que se disipa mínimamente al ver el ramo.

- Esto es para vos.

- Gracias...

- Che, sabés que estaba pensando, tengo un cumpleaños de un amigo el sábado, ¿querés venir?

- Mirá, justo de eso te quería hablar, sabés, yo estoy medio en otra...

- ¿Cómo en otra?

- Sí, es que acabo de salir de una relación y no estoy pensando en nada serio, ¿entendés? Con vos está todo bien, pero no te puedo prometer nada.

- Ah... pero ¿estás saliendo con alguien? -Pregunta él al borde del vómito nervioso.

- Ese no es el punto, o sea, todo bien pero yo no estoy buscando una relación.

- No, yo tampoco... -Intenta salvar él dejando de lado todo rastro de dignidad.

- Pero estás proyectando, y yo no puedo proyectar, ¿entendés?

- No, no, yo decía por decir pero está todo bien, en serio.

- Bueno... igual me parece mejor dejar todo acá, porque no te quiero lastimar.

- Pero no me lastimás, me gustaría seguir viéndote... aunque sea como amigos.

- Vemos, ¿te parece? Me voy, que es medio tarde ya, hablamos, cuidate, ¿sí?

Ella se levanta, le da un abrazo helado corriendo la cara y se va sin llevarse el ramo. Él se queda un rato sentado, pensando y sintiéndose un boludo, hasta que finalmente camina hasta la parada del 109.

Las flores le salieron 60 pesos, pensé mientras yo también me iba a esperar el 109.

¿Qué otra cosa podría haber pasado, no?

16 comentarios:

  1. Lola said...:

    por qué no le damos bola al que está interesado en nosotras eh? y suspiramos por el que ni nos registra! que injusta es la vida!

  1. YESS said...:
    This comment has been removed by the author.
  1. YESS said...:

    Me dio una sensación de tristeza...

  1. - Redwolf - said...:

    Uffff pobre pibeeeee

  1. Milton! said...:

    Me encanta que las mujeres imaginen todo eso a partir de un ramo en una mesa...

    Yo, en caso de haber notado que había un ramo en una mesa, hubiera dejado de pensar en el ramo 3 pasos más adelante... :P

    Y te tomás el 109, como yo. Es el destino, Elen. Es el destino.

  1. Marian said...:

    Uh... es muy triste. Tiene que ser, no son muchas las razones por las que alguien deja un ramo de Liliums (mis favoritas) tiradas arriba de una mesa.

  1. Romi said...:

    Uff, veo que somos varios del club del 109, en cualquier momento nos cruzamos!!
    Que pena, tan lindo ramo! que mina chota! jajajaja

  1. al menos la mina tuvo el coraje para decirle que no queria nada serio. Peor ilusionarlo al pedo.

  1. Anavril said...:

    La mina no llegó...el marido cancelo su partido de paddle (se me notan los 38?) y le cagó la escapada....

  1. melquíades said...:

    Los hombres que compran flores caras son todos mogólicos. A mí me parece mucho más lindo gesto un simple ramo de jazmines o fresias que compró de pasada que uno de esos mamotretos noventosos que parecen para el living de susana.

  1. Margarita said...:

    El amor es así, es dificil que se de justo ¨Alcoyana-Alcoyana¨.
    Igual puede ser que el tipo llegó al bar con un ramo de flores a modo de disculpas por una ¨flor¨ de cagada que se había mandado. Y ella le dijo: Sabés qué! Las flores metételas en el or...

  1. mutacion alien said...:

    las mujeres somos hijas de puta. Despues nos quejamos cuando nos hace falta un hombre y no tenemos, o cuando buscamos desesperadamente un gesto de cariño. Me imagino como se habra sentido el pobre pibe que se re jugo y la mina seguro que se asusto en las patas y lo saco de vuelo porque fue el momento justo, q por ahi nisiquiera busco.Posta me re indigne. jijijiji

  1. Ruby said...:

    "No te puedo prometer nada". Inceíble.

    Me lo dijeron textual hace 5 días.

  1. Anisett said...:

    odio las flores. regalame algo que pueda usar o consumir onda un chocolate.

  1. Julieta Bravi said...:

    Nunca se deja un ramo tirado che!!! Pobre chico!!! Aguante el 109

  1. emepipas said...:

    Es muy vieja esta entrada pero descubrí tu blog hace muy poquito y me encanta :)
    Yo me imaginé algo más lindo. Se conocieron hace poquito menos de un mes y mueren de amor el uno por el otro. Él quedó en pasarla a buscar por su trabajo (la pobre labura los domingos)y de pasada compra las flores para darle una sorpresa.Ella, al salir y verlo con ese ramo inmenso, se empieza a reir de nervios y, con los ojos un poco húmedos, lo abraza y le da mil besos. Caminan juntos y enredados, sintiéndose los dueños de Buenos Aires. Pasan por la puerta del bar noventoso y luminoso y deciden tomarse una cervecita. Charlan lindo y se encantan. Cuando miran el reloj ven que se hizo tarde y salen abrazados y muertos de risa. Cuando se están desvistiendo en el depto de él, ella -con la remera a medio sacar- le dice: "-¡las flores,boludo!".