In útero

12/16/2010
Reina Isabel es la encargada de mi edificio. Es santiagueña, parsimoniosa,con nula vocación de trabajo, simpática y muy, muy parecida a mi ex suegra. A mí me cae muy bien ella porque yo pago el alquiler en paquete y tengo las expensas congeladas hace un año, entonces no me importa que ella sea medio vagoneta y hayan tenido que contratar a otra señora para que haga sus tareas, o que los arreglos que normalmente hacen los encargados los tenga que hacer otra persona y los cobre aparte.

Así que todos los días intercambiamos dos o tres comentarios sobre el clima, y después yo me subo al ascensor y vengo a ver a mi gata.

Todos los días hasta hoy.

- ¿Cómo va, Isabel? Te veo sufriendo el calor...

- Callate, que anduve con una hemorragia tremenda, encima con el calor, estuve en la cama, porque hace unos días el ocho de diciembre me agarró un dolor terrible que me agarró miedo porque me agarró un dolor terrible a la noche viste y fui al médico y me retó porque me podrían haber bajado las defensas y viste que yo tengo pasaje para el sábado para ir a ver a mi papá que se puso tan contento porque es viejito y el médico me dijo "bueno, vos andá pero si ves que te sangra volvé, no te vayas a quedar, eh" así que pero bueno, después no me sangró más desde hace unos días porque yo perdí un embarazo de siete meses y el dolor te digo que el doloooorrrr es horrible y yo tenía el útero así de grande.

- ¿Y qué te dieron?

- Y el médico me dio una pichicata para que se me... [hace ademán de achicar/desinflar]... y estoy tomando una medicación pero como el otro día me vino yo no me preocupé y dije ya está, se me pasó pero como me seguía doliendo después, por eso tuve que ir al médico y cuando fui... llena de sangre estaba, ¡pero llena-llena eh! ¡Asíii de sangre! Encima que ya tengo el pasaje... y encima recién tengo turno con el cirujano el 18 así que para esa fecha tengo que volver, y justo ese día me tengo que hacer una transvaginal así que te imaginás cómo estoy.

- Me imagino, terrible...Bueno, andá a pasar las fiestas con tu papá y después venís. ¡Me voy a ver a la gata que debe estar maullando!

Esto último lo dije ya desde adentro del ascensor, claro, mientras me daba cuenta de que necesito mudarme.

Calor, ¿no?

5 comentarios:

  1. OMG !

    Me pasó algo parecido en una clase de inglés ahora que recuerdo. Una compañera (ya bastante emm.. madura) empezó a contar sobre sus hemorragias.

    Sálvame jebús !

    No puede haber gente con tanta necesidad de contar esas cosas...

    Bueno, para la próxima ya sabés, hablale de tu gata!!

  1. Elen said...:

    Sabelo, la próxima le hago un report detallado sobre las cacas de Mora!

  1. Stephanie said...:

    Tremendo! Una vuelta quise vengarme de un ser asqueroso como esa señora, contándole, con lujo de detalles sobre la caca de mi gata... Cuando comienzo a describirle, la muy HDP me interrumpe para decirme, "Hay no nena! No me cuentes esas cosas asquerosas!!!"
    Luego de que yo me banqué como una lady que me describiera los problemas hemorroidales de su familia entera, me corta las piernas de esa manera.
    Ahí aprendí que no hay que aguantarse esos cuentos. Hay que decir, no me interesan tus asquerosidades, y listo.

  1. Anonymous said...:

    una encargada me traumó una vez con historias de su antiguo trabajo en un matadero!! no comi carne por meses...

  1. Euphoria said...:

    Qué grandeee, tenés una gata?? Amo los gatos. El nuestro es siamés y se llama Dalai.
    Y para evitar la mudanza, la próxima decile hola, hola, felices fiestas y punto.